top manta sitges

El Ayuntamiento de Sitges refuerza el dispositivo de vigilancia del ‘top manta’

El Ayuntamiento de Sitges activa de nuevo el dispositivo de vigilancia de la venta ambulante irregular de la Policía Local con el apoyo de agentes de seguridad privada.

Sitges ha reactivado durante estos días de más afluencia de personas, el operativo de la Policía Local de Sitges con apoyo de agentes de seguridad privada para minimizar la venta ambulante irregular en la fachada marítima de Sitges.

Para poder llevar a cabo el operativo, se ha pedido previamente una autorización al departamento de Interior de la Generalidad de Cataluña.

El Ayuntamiento llevó a cabo una prueba piloto de este dispositivo conjunto durante la Navidad que finalizó con buenos resultados.

Paralelamente, encargó una encuesta para conocer el perfil de los vendedores con el fin de diseñar propuestas de inserción sociolaboral.

Ambas acciones formaron parte del plan integral elaborado por el Ayuntamiento de Sitges para minimizar la venta ambulante irregular en el municipio.

A partir de esta Semana Santa, la Policía Local volverá a contar con el apoyo de la empresa privada durante los 149 días del año en que hay más proliferación de vendedores ambulantes irregulares en las calles del municipio.

En los últimos años, las actuaciones han conseguido trasladar la venta ambulante de las calles del centro del pueblo en el Paseo de la Ribera y la playa San Sebastián.

El número de vendedores se ha estabilizado en torno a los 40 o 50, a diferencia de otras poblaciones turísticas catalanas en que el fenómeno ha incrementado.

Sin embargo, el número de manteros ha alcanzado el centenar en los momentos más álgidos.

El perfil del vendedor: Hombre, joven y de Senegal

Los resultados del diagnóstico socioeconómica del perfil de las personas vendedoras concluye que se trata de personas que provienen de Senegal de entre 18 y 28 años, de las que sólo un 6% son mujeres.

Los vendedores de edades superiores a los 40 años, minoritarios, representan un 19% del total.

Según el diagnóstico, más de la mitad de los vendedores han llegado a España directamente desde su país y un 58% no disponen de documento de identificación español o europeo.

El 56% asegura vivir en Vilanova y la Geltrú y sólo el 17% afirman hacerlo en Sitges.

En cuanto a los datos sociales, la mayoría de los vendedores entrevistados tienen un nivel de estudios de primaria o secundaria.

La mayoría comenzó la actividad a través de un amigo o familiar y trabaja por cuenta propia.

Del 16% que trabaja para alguien, el 60% va a comisión. La gran mayoría (77%) dejaría la actividad si tuviera posibilidades de regularizarse o tuviera acceso a un contrato de trabajo formal.