Artículo de opinión de María Lores nº 3 por Ciutadans

0
2588

Artículo de opinión de María Lores nº 3 por Ciutadans

Devolvamos el color verde a Sitges

Era una tarde de lluvia de la semana pasada, decidí entrar a refugiarme en un pequeño local de la calle San Bartolomé a tomarme un Té.

Un pequeño local encantador, con un magnifico jardín secreto en su interior repleto de plantas y flores.

Sentada, escuchando la lluvia caer, una reflexión me llega a la cabeza ¿Cómo hemos acabado con estos rincones verdes de Sitges?

Recuerdo hace años pasear por Sitges y encontrar un paisaje lleno de vegetación que coloreaba y adornaba las calles y los lugares más emblemáticos del pueblo.

Sus jardines, rotondas, calles, parques y paseos gozaban de un gran abanico de especies vegetales que con el tiempo y las malas decisiones del gobierno local se han descuidado hasta el punto de dejarlas morir.

Hoy en día, nos encontramos con un Sitges más árido, seco, sin apenas plantas o árboles y en definitiva con poca vida.

Poco a poco y con las nuevas reformas urbanísticas, Sitges no ha contemplado el crecimiento de habitantes respetando sus zonas verdes.

Tan grave es el problema que hemos incluso llegado a arrancar de cuajo arboles centenarios sustituyéndolos por asfalto y cemento.

Sitges se merece no perder su esencia, construir a la vez que se respetan las zonas verdes.

Es lógico que las ciudades crezcan pero no es lógico que lo hagan de esta forma.

Necesitamos hacer una reflexión conjunta, crear más zonas verdes y cuidar las que ya teníamos.

Volver a esos maravillosos parques de antaño con sus fuentes, sus bancos y sus árboles que nos cobijaban a los Sitgetans y Sitgetanes de los calurosos días de verano.

Hemos llegado al punto de descuidar zonas tan emblemáticas como la Vall, el Hort de Can Falç, los parterres del paseo marítimo, los jardines del Terramar…

Hemos construido y reformado rotondas utilizando césped artificial e incluso algunas con solo cemento, piedra y plástico.

Barrios como el Vinyet, Pueblo Seco, Levantina, Quint Mar, Les Botigues o Garraf ,entre otros, que han gozado siempre de un magnífico arbolado, se han descuidado hasta el punto de dejarlos morir o directamente talándolos indiscriminadamente.

Aún estamos a tiempo, considero que no es tarde para que todos hagamos una reflexión.

Sitges necesita reanimar su pulmón verde.

Necesitamos un plan de arbolado de forma urgente que devuelva a Sitges los colores que hace años perdió.

Que vuelva a dar vida a los parques, paseos y jardines que hace tiempo se olvidaron, y crear nuevos teniendo en cuenta el crecimiento urbano del pueblo.

Maria Lores