Bacalao en Semana Santa

0
379

Bacalao en Semana Santa

Bacalao en Semana Santa Desde siempre la Cuaresma ha tenido un marcado carácter restrictivo, de penitencia y ayuno.

De hecho, la palabra carnaval y su sinónimo carnestolendas (tiempo que precede a la Cuaresma)

proviene del latín ‘dominica antes carnes’, literalmente, el domingo antes de quitar la carne.

Durante siglos la gastronomía de esta época se ha basado en las salazones de pescado, los potajes de verduras y las legumbres carentes de proteínas cárnicas.

El pescado solía ser arenque, abadejo, congrio o bacalao, y en ocasiones se mezclaba con hortalizas, judías y garbanzos.

Pero, el símbolo tradicional de este tiempo penitencial siempre ha sido el bacalao,

y no es casual que a principios del siglo pasado la imagen de la Cuaresma se representara por una vieja de andares inclinados

bajo cuyas faldas aparecían siete pies -uno por cada semana de penitencia- que llevaba en la mano una buena pieza de bacalao.

Son muchas las recetas de Bacalao que encontramos en nuestra gastronomía,

Bacalao con pasas y piñones, en buñuelos o tortillas ; a la purrusalda con bacalao y arroz; el que preparan con alcachofas y guisantes, con garbanzos, gratinados con all i oli, en esqueixada….

Bacalao en Semana Santa

Origen del consumo de bacalao

Para conocer el origen del consumo del bacalao en Semana Santa tenemos que retrotraernos casi a épocas medievales.

Es en el siglo XVI, gran año para el comercio, en pleno apogeo de la Ruta de la Seda y con Venecia funcionando como un centro de exportación e importación, cuando se produce una venta muy importante.

Los clérigos suecos que visitaron el Trento para el Concilio supieron vender bien las cualidades del bacalao a las autoridades.

Tanto es así que se acabó recomendando su consumo a los fieles.

Sin embargo, los suecos no mentían, las propiedades del bacalao son innumerables y en épocas de carencia de carne aporta los nutrientes necesarios.

Este pescado del norte ha tenido un éxito brutal en todo el mundo, llegando a ser incluso el pescado más representativo de Portugal, siendo este un país rodeado de agua.