Desarticulado un grupo criminal especializado en los robos con fuerza en viviendas

0
121

. El grupo tenía movilidad territorial y cambiaba a menudo de vehículo para tratar de evitar la acción de la policía

. Fracturaban puertas o ventanas con herramientas como destornilladores o palancas y se llevaban dinero en efectivo, joyas y dispositivos electrónicos

. El 21 de mayo los mozos les interceptaron tras cometer un robo en Olivella (Barcelona)

Agentes de la Policía de la Generalitat-Mossos de Escuadra de la División de Investigación Criminal (DIC) de Granollers han desarticulado un grupo criminal que se había especializado en los robos en viviendas.

Los detenidos son tres hombres y una mujer, uno de los cuales menor, de edades comprendidas entre los 17 y los 30 años y de nacionalidad chilena.

La investigación se inició el 7 de mayo cuando agentes de paisano de la comisaría de Sant Adrià del Besòs identificaron los cinco ocupantes de un todoterreno sospechoso.

En el registro del interior del vehículo los policías encontraron varias herramientas de las que se usan habitualmente para llevar a cabo robos con fuerza en domicilios como destornilladores, guantes y lotes, entre otros.

Los policías lo pusieron en conocimiento de los investigadores dado que las personas identificadas eran susceptibles de dedicarse a esta práctica delictiva.

Durante la investigación, llevada a cabo con el Juzgado de Instrucción nº 2 de Granollers,

los agentes pudieron identificar la totalidad de integrantes del grupo además de acreditar seis robos entre el 10 y el 21 de mayo

a las poblaciones al Ametlla del Vallès, Lloret de Mar, Sant Andreu de la Barca, Matadepera y Olivella, en dos ocasiones.

Los miembros del grupo se trasladaban hasta el lugar de los robos en vehículos que cambiaban con frecuencia para evitar una eventual detección policial.

Además, tomaban muchas medidas de autoprotección en la conducción para asegurarse de que ninguna patrulla no les estaba siguiendo.

Tenían cierta movilidad territorial y preferentemente cometían los robos en localidades de la conurbación de Barcelona.

Solían actuar por las mañanas o a primera hora de la tarde, franjas donde es habitual que estén vacíos ya que muchas personas están en el trabajo.

Una vez estaban en la casa que querían violentar buscaban una puerta o ventana que dispusiera de pocas medidas de seguridad y las fracturaban con destornilladores o palancas.

Los autores, preferentemente, buscaban joyas, dinero en metálico u objetos que tuvieran una buena salida en el mercado negro como los dispositivos electrónicos.

Cuando ya habían consumado el robo marchaban del lugar de manera discreta adoptaban las máximas medidas de autoprotección.

El día 21 de mayo, los agentes detuvieron a los integrantes del grupo, después de consumar un robo en la localidad de Olivella (Garraf).

Los investigados, cuando advirtieron la presencia policial, se trataron de fugarse y embistieron el vehículo de los agentes.

A pesar de que tras el impacto trataron de huir a pie los mozos los pudieron detener poco después.

El mismo día se llevó a cabo la entrada y registro en el piso donde residían en Barcelona

y los agentes pudieron intervenir gran cantidad de los objetos que habían sustraído: joyas, relojes, dispositivos electrónicos, ropa y varias herramientas.

Los arrestados pasaron a disposición en el Juzgado de Instrucción 33 de Barcelona y el juez decretó prisión para tres de los detenidos y la Fiscalía de Menores dejó en libertad con cargos al menor.