Detenida por conducir ebria, no obedecer una inmovilización de vehículo y abandonarlo en medio de la vía tras sufrir un accidente de tráfico

0
168

Detenida por conducir ebria, no obedecer una inmovilización de vehículo y abandonarlo en medio de la vía tras sufrir un accidente de tráfico

Detenida por conducir ebria La mujer se llevó sin permiso del conductor el vehículo inmovilizado también por alcoholemia positiva de su acompañante

y tuvo posteriormente un accidente de tráfico

Cuando la patrulla de tráfico la interceptó caminaba por el arcén de un túnel cercano en zigzag

Agentes de la Policía de la Generalitat – Mossos d’Esquadra del Área Regional de Tráfico de la Región Policial Metropolitana Sur

detuvieron el martes 23 de junio, una mujer, de nacionalidad española, de 22 años y vecina de Mataró,

como presunto autora de un delito contra la seguridad del tráfico.

Los hechos se iniciaron hacia las 2:15 h de la madrugada del día 23 de junio, cuando una patrulla de tráfico que hacía apoyo a un corte de vía en la C-32,

en el punto kilométrico 45, estuvo muy cerca de sufrir un acoso por un turismo, que frenó a muy poca distancia del vehículo policial.

Ante los hechos, los agentes de tráfico sometieron al conductor del vehículo a la prueba de alcoholemia

y éste dio un resultado de 0,60 mg / l de aire expirado, más del doble de la tasa permitida.

Por este motivo, los agentes denunciaron al conductor e inmovilizaron el vehículo que conducía con una trampa mecánica de rueda,

ya que la persona que la acompañaba en el vehículo no podía ser conductor alternativo porque también dio positivo en la prueba, con un resultado de 0,69 mg / l.

A pesar de que ambos fueron correctamente informados por la patrulla de tráfico que el vehículo quedaba inmovilizado

hasta que el conductor del vehículo diera un resultado inferior a 0,25 mg / l,

que es el límite legal para poder conducir, poco después un testigo alertar telefónicamente a los mozos de que una joven ebria

había iniciado con un turismo la marcha por la C-32, dirección a Sitges.

Los agentes de tráfico volvieron al lugar donde habían inmovilizado el vehículo y allí encontraron con el conductor denunciado quien dijo a los agentes que su acompañante,

que también había dado positivo en la prueba de alcoholemia, le había tomado las llaves del turismo y había ido con el vehículo, haciendo caso omiso a la inmovilización, dirección Sitges.

Muy cerca de allí, los agentes encontraron dañada la trampa policial empleado para inmovilizar el vehículo.

Poco después, la central de avisos de los mozos alertó a las patrullas que en el enlace de la C-32 con la C-15 había un vehículo abandonado en medio de la vía.

Efectivamente, cuando las patrullas de tráfico llegó la punto de la vía, una curva con poca visibilidad y sin iluminación artificial, encontraron el vehículo abandonado.

Pocos metros más allá, los agentes localizaron la conductora caminando por el arcén de la C-15 en zigzag.

Cuando la patrulla la interceptó, la joven admitió que había conducido el vehículo inmovilizado previamente por los mozos hasta el lugar donde la había abandonado,

pero se negó a someterse a la prueba de la alcoholemia y finalmente la detuvieron por conducir bajo los efectos del alcohol,

por negarse a realizar las pruebas de alcoholemia,

por circular con un vehículo a motor y tener un accidente y abandonar el vehículo en medio de la vía creando un grave obstáculo para el resto de usuarios de la vía.

La detenida queda en libertad tras declarar en la comisaría con la obligatoriedad de presentarse ante el juez cuando sea requerida.