ajuntament de sitges

El Ayuntamiento de Sitges ofrece asesoramiento para mejorar la eficiencia energética en las viviendas

Actualmente, en lo que va del año se han podido beneficiar 6 familias de Sitges del programa de auditorías e intervenciones a las viviendas de pobreza energética. Impulsado por la Diputación de Barcelona.

El objetivo es rebajar los costes de las facturas de suministros (agua, luz y gas).

De familias con situación de vulnerabilidad, llevar a cabo mejoras de la eficiencia energética en el hogar, y realizar cambio de hábitos y costumbres en el consumo energético.

En Sitges, desde el inicio de año seis familias ya se han podido beneficiar del programa de auditorías.

Para mejorar la eficiencia energética de las viviendas para conseguir un ahorro en suministros energéticos.

Durante el 2018 se intervinieron 10 domicilios para fortalecer acciones preventivas como la instalación de elementos de mejora de la eficiencia energética.

También se han tramitado buenos sociales y cambios de tarifa.
La concejalía de Bienestar y Familia del Ayuntamiento de Sitges está adherido al programa Auditorías e intervenciones a las viviendas de pobreza energética.

Se trata de un recurso de la Diputación de Barcelona para ofrecer a los consistorios acciones preventivas y educativas para mejorar la eficiencia de las viviendas en situación de vulnerabilidad.

Reducir los gastos de los suministros básicos (electricidad, agua y gas), capacitar a las personas y familias afectadas y mejorar la calidad de vida de las personas beneficiarias.

Con este programa de auditorías en los hogares se quiere ir más allá de ayudar a hacer el pago de las facturas de suministros básicos.

Y conseguir el ajuste de las tarifas y contratos de los suministros.

El objetivo con este programa es principalmente acompañar la ciudadanía a hacer un cambio de hábitos en el consumo energético.
Para mejorar las condiciones de vida de los usuarios de servicios sociales con especial atención a los hogares con niños, ancianos y personas dependientes.

La intervención consta de dos visitas al domicilio.

Que son llevadas a cabo por personal técnico para conocer las necesidades de las viviendas e identificar las posibles actuaciones para conseguir mejorar la eficiencia energética.

En la primera visita va un técnico especializado en eficiencia energética y otro en inclusión social.
Se lleva a cabo una auditoría energética, en la que se instalan aparatos de monitorización de consumos eléctricos.

Se analizan facturas y hábitos de consumo y se recogen datos sociolaborales y de percepción de la salud de las personas que viven en ella.

En la segunda visita, se instalan elementos para mejorar la eficiencia energética, como bombillas de bajo consumo, temporizadores, giró para las ventanas, o regletas con interruptor.

eficiencia energéticas se dan consejos prácticos sobre consumo eficiente y se hace un asesoramiento personalizado sobre las posibilidades de optimizar las condiciones de contratación de los suministros.

También se hacen trámites con las compañías suministradoras y en su caso se pide el bono social, un descuento fijado por el Gobierno para proteger a los hogares consideradas vulnerables, o cambios de tarifa.

Los beneficiarios también reciben una sesión de formación para un uso más eficiente de los suministros básicos, análisis de facturas y conocimientos de los derechos de los consumidores.