El Ayuntamiento efectuará a partir de mañana el tratamiento contra el picudo rojo en las palmeras

0
78

El Ayuntamiento efectuará a partir de mañana el tratamiento contra el picudo rojo en las palmeras

Picudo rojo en las palmeras El tratamiento se llevará adelante después de que los técnicos hayan evaluado los riesgos de no llevarse a cabo,

una situación que poner las palmeras del municipio en “peligro grave este verano”.

El Ayuntamiento de Sitges iniciará este martes el tratamiento con fitosanitarios contra el picudo rojo en las palmeras.

El tratamiento, que se alargará hasta el día 27 se realizará con un camión cesta con dos operarios.

Para realizar el tratamiento, se reforzarán todos los sistemas de seguridad y prevención contra el coronavirus.

El objetivo de la actuación es tratar las copas de las palmeras y evitar que se instalen los insectos.

El Ayuntamiento ha decidido efectuar el tratamiento después de que los técnicos

hayan valorado que las palmeras se encontraban en peligro grave y que había que protegerlas con urgencia.

Tal como señala el concejal de Servicios Urbanos, Jaume Monasterio, “hay que llevar a cabo la actuación para evitar un problema que podría ser muy grave este verano,

ya que el picudo rojo podría afectar todas las palmeras”.
Información sobre el picudo

El picudo rojo de las palmeras es un coleóptero barrenador de la familia de los curculiónidos.

Originario del sudeste asiático y la Polinesia, se ha propagado por todos los países del litoral mediterráneo donde ha provocado la muerte de miles de palmeras.

El adulto mide de 2 a 4’5 cm.

Es de color rojizo y está dotado de un morro alargado característico.

Los élitros son del mismo color y presentan líneas estriadas de color negro.

Los huevos son ovalados de color blanquecino y brillantes.

Las hembras ponen de 300 a 400 huevos, el tejido tierno de la corona y las heridas del tronco.

La hembra escoge las hojas del ojo y deposita los huevos en la parte más tierna.

El ciclo completo de un huevo a un adulto tiene una duración de 3 a 4 meses.

Viven varias generaciones dentro de la misma palmera donde conviven de forma gregaria todos los estadios del insecto.

Los adultos, cuando salen para colonizar nuevas palmeras son atraídos preferentemente por las que tienen heridas accidentales o debidas a la poda.