El Ayuntamiento reactiva el Consejo Municipal de Medio Ambiente

0
81

El Ayuntamiento reactiva el Consejo Municipal de Medio Ambiente

El Consejo Municipal de Medio Ambiente, formado por los diferentes grupos municipales, entidades vecinales y grupos ecologistas,

tiene como objetivo desarrollar proyectos que permitan poner en marcha políticas medioambientales locales

El Ayuntamiento ha reactivado el Consejo Municipal de Medio Ambiente,

un órgano consultivo que se creó en 2010 y que actualmente se encontraba inactivo.

El Consejo de Medio Ambiente, que se reunió ayer por la tarde por primera vez en los últimos 8 años,

renace con la voluntad de desarrollar propuestas que se puedan traducir en políticas medioambientales municipales.

“Estamos en una situación de crisis medioambiental

y es imprescindible que desde los municipios activamos políticas de preservación y conservación, no sólo de nuestro entorno, sino también a nivel global”,

ha explicado el concejal de Medio Ambiente, Eduardo Terrado.

El concejal ha destacado que “necesitamos avanzar en este campo y poner en marcha políticas eficaces encaminadas a preservar el entorno y ser más sostenibles”.

El Consejo Municipal de Medio Ambiente se constituyó ayer por la tarde

y está formado por todos los grupos políticos con representación en el Ayuntamiento -tanto desde el gobierno como desde la oposición-, entidades vecinales y de propietarios

y las entidades medioambientales locales biodiversidad Sitges, Agrupación para la Protección del Medio Ambiente del Garraf (APMA) y Families for Future Sitges.

En este sentido, el concejal Eduard Terrado ha querido poner en valor el carácter participativo de este órgano argumentando que

“queremos que la ciudadanía tenga una participación real en los asuntos municipales,

una participación que es aún más importante en aquellos aspectos que tienen que ver con cómo nos relacionamos con nuestro entorno “.

Durante esta primera reunión se recogieron los temas de interés medioambiental

que expresaron los diferentes miembros del Consejo, como la movilidad sostenible (con especial atención a la red de caminos, carriles bici o uso de vehículos eléctricos),

la gestión de los residuos , la ordenación del territorio y el crecimiento urbanístico,

la conservación de las áreas protegidas como la Riera de Ribes, el espacio de los Cuellos y Miralpeix o la gestión del parque del Garraf, la crisis climática y el uso de energías renovables .

Sin embargo, el Consejo decidió también sobre su sistema de funcionamiento,

acordando conjuntamente formar grupos de trabajo temáticos para empezar a desarrollar sectorialmente propuestas y estudios que sirvan de base para poner en marcha políticas medioambientales.