El TSJC confirma los 12 años de prisión a un joven por apalear a un gay en Sitges en 2016

0
309

El TSJC confirma los 12 años de prisión a un joven por apalear a un gay en Sitges en 2016

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha confirmado este jueves la condena de 12 años de prisión a un joven por apalear un hombre gay a golpes de piedra en la estación de Sitges en octubre de 2016.

El tribunal condena al acusado por intento de homicidio y robo por motivos homófobos

El agresor y un menor de edad también condenado dejaron la víctima medio aturdida a la estación de tren y cayó a las vías, de donde fue rescatada poco antes de que pasara un tren.

La sección de apelación de la sala civil y penal del tribunal ha desestimado el recurso de la defensa

y ha mantenido la condena por intento de homicidio y robo con violencia y abuso de superioridad por motivos homófobos.

El TSJC ha ratificado así la decisión de la Audiencia de Barcelona, ​​

que condenó en marzo del 2018 el agresor mayor de edad a 12 años de prisión -siete y medio por intento de homicidio y cuatro y medio por robo con violencia –

con los agravantes de abuso de superioridad y de motivación por orientación sexual de la víctima.

También fijaba nueve años de alejamiento respecto a la víctima, así como 21.105 euros de indemnización.

Según recoge la sentencia,

el acusado y otras tres personas, entre ellas el menor condenado,

vieron la víctima haciéndose un beso con un hombre en un bar de ambiente gay y se mofaron.

Más tarde, en la madrugada, lo vieron abandonar el local y lo siguieron hasta la estación de tren, donde le dijeron que la iban a “asaltar”.

La sentencia considera probado que el acusado mayor de edad cogió una piedra de grandes dimensiones y picó la víctima en la cabeza.

El hombre cayó al suelo, donde lo continuaron golpeando con piedras.

Finalmente le dieron una patada en la cabeza.

El menor que acompañaba al acusado repitió a la víctima que “lo mataría a pedradas, como se hacía en su país con los maricones”.

El acusado negó en el juicio que se tratara de una agresión homófoba.

La víctima quedó completamente aturdida debido a la paliza y los agresores aprovecharon para robarle el teléfono móvil, un cargador y diversa documentación, además de 60 euros en metálico.

El acusado y el menor abandonaron el lugar, mientras que la víctima, debido a su estado, cayó a las vías, de donde fue rescatado por dos personas dos minutos antes de que pasara el tren.

El joven agredido sufrió hemorragia craneal y varios hematomas y heridas en la cabeza y en la cara.