Guanyem Sitges rechaza los privilegios reservados a la clase política y defiende la laicidad institucional

0
85

Guanyem Sitges rechaza los privilegios reservados a la clase política y defiende la laicidad institucional

Guanyem Sitges rechaza los privilegios: El concejal y la concejala de Guanyem Sitges no harán uso de los privilegios reservados a la clase política

en el marco de los diferentes eventos privados que se organizan en la villa de Sitges.

Desde Guanyem Sitges declinan oficialmente todos aquellos privilegios que se otorgan a las llamadas “autoridades”

durante estos eventos, como acceso gratis, acreditaciones VIP y / o degustaciones gratuitas,

a no ser que sea mandatori por deber o por cuestiones de formalidad institucional y siempre en representación de la acción de gobierno.

El proyecto político de Guanyem Sitges pasa por construir otros modelos de hacer y de entender la política

sin distinciones ni relaciones desiguales entre ciudadanía y representantes políticos.

Por otra parte, desde Guanyem Sitges somos conscientes de que muchas celebraciones municipales tienen una raíz cultural asociada a la tradición religiosa, de manera concreta en nuestro caso, al cristianismo.

Sin querer negar este hecho, consideramos que el espacio público y compartido debe ser completamente laico,

de manera que se respeten todas las creencias individuales.

Defendemos que las instituciones sustenten sus acciones en la laicidad, que es herramienta para construir una sociedad basada en la tolerancia, la pluralidad y el respeto mutuo.

Guanyem Sitges rechaza los privilegios De este modo, defendemos la independencia de las instituciones respecto a cualquier confesión religiosa,

por respeto a la pluralidad ideológica, de convicciones, creencias y religiones de los y las ciudadanas de Sitges.

En consecuencia, el concejal y la concejala de Guanyem Sitges, en su condición de representantes de la institución pública, no participarán en ningún acto religioso.

Así pues, Guanyem Sitges considera una muestra de respeto hacia los vecinos y vecinas de la villa el no hacer uso de los privilegios que les otorgan como autoridades durante un evento privado,

así como no acudir a oficios religiosos, y quiere evitar provocar cierto conflicto de intereses entre administración pública, sector privado y creencias individuales.