Indignación en la finalización de la Asamblea General del Gremio de Hostelería de Sitges. Quieren Acción!

0
444

Indignación en la finalización de la Asamblea General del Gremio de Hostelería de Sitges. Quieren Acción!

Indignación Gremio de Hostelería de Sitges Tras repasar un año 2019 con nueva Presidencia, renovada Junta Rectora del Gremio y distitnas comisiones de gestión,

los nervios y la tensión han llegado a la Asamblea por las dudas que genera la visión sobre el turismo y las acciones concretas que aplican diciembre del Ayuntamiento

A la incertidumbre generada por:

Brexit (el Reino Unido es uno de los principales mercados emisores para Sitges),

se sumó la quiebra de Thomas Cook (causando un descalabro en el sector por la pérdida de confianza en la turoperación tradicional)

y los estragos que dejó el paso del temporal Gloria para la ciudad.

Estos hechos, que ya de por sí dejaban muy tocadas las expectativas para esta temporada de verano, quedaron en nada con la crisis de la Covid-19.

Lamentando profundamente todos los problemas de salud y pérdidas causadas por la enfermedad

y después de centrarse cada uno en ayudar durante los meses de confinamiento,

los asistentes confirmaron que la situación económica resultante es gravísima para todos los agremiados y por sus equipos y por muchísimas familias en Sitges que dependen del turismo

En estos momentos, muchos establecimientos permanecen cerrados,

muchas personas están aún inmersas en ERTE, y las expectativas para los próximos meses son muy negativas.

Durante el transcurso de la asamblea, la situación de preocupación y nervios de muchos autónomos y empresas,

que están bajo la clara amenaza de tener que cerrar definitivamente,

se convirtió en indignación en el momento en que se transmitió la noticia de que algunas de las playas más representativas del pueblo,

que constituyen el principal activo para ayudar a paliar a corto plazo la crisis económica y salvar los meses de verano,

finalmente no tendrían aportación inmediata de arena y, por tanto, no verían ampliado su aforo para dar respuesta a las medidas sanitarias marcadas por las autoridades con motivo de la pandemia.

La indignación fue creciendo en constatar como la anunciada resolución al problema del alojamiento ilegal

tampoco ha llegado ya entrado en julio (por mucho que se transmita que se está trabajando una vez más),

o como la venta ilegal vuelven a ocupar el espacio más representativo de la ciudad, sobre todo cuando la ocupación del paseo marítimo se niega por otros eventos, como es comprensible.

Sobre todo después de la participación activa en múltiples encuentros, reuniones y propuestas tanto a la alcaldesa, como a sus concejales durante el estado de alerta por COVID19

Aparte de otros motivos ampliamente mencionados en los últimos años (como el de la competencia desleal o la explotación de personas por mafias ilegales),

los asistentes transmitieron su incomprensión de cómo no se acaba con la presencia sin ningún tipo de control de visitantes a la ciudad en alojamientos no regulados,

lo que imposibilita el control de las medidas sanitarias marcadas normativamente por el Gobierno Central y la Generalitat,

y que imposibilita una mínima trazabilidad en caso de que llegara el temido rebrote, que sería sin duda la estocada por muchos (problemas sanitarios que se repiten también en el caso del comercio ilegal).

Hay que recordar que alojamientos, restaurantes y locales de ocio están prácticamente vacíos entre semana,

trabajan limitadamente sólo los fines de semana, y eso en plena temporada turística de verano.

Aunque reconoció que el Gobierno local ha puesto en marcha alguna medida orientada a reactivar inicialmente la economía local durante la desescalada,

ya pesar de reconocer los intentos de algún concejal para hacer pasos decididos para recuperar la actividad económica y el empleo ,

los agremiados tienen claro que las medidas no serían suficientes ni mucho menos para ayudar a superar la situación.

Por ello, muchos habían depositado su esperanza en el anuncio de un pacto local orientado a dar soluciones para una rápida recuperación socioeconómica.

Tenían esperanza en que todos los grupos políticos locales aparcaran temporalmente temas que se han convertido en secundarios con esta crisis,

para centrarse unánimemente en lo que de verdad ayudaría a pasar el momento a todos los niveles, impidiendo que hubiera aún más trabajadores y familias en situación de vulnerabilidad.

Esperanza que quedó muy tocada con el anuncio de que el pacto no estaría listo hasta pasada la temporada de verano,

y que queda ahora completamente dinamitada en ver cómo las disputas internas y los planteamientos inamovibles al Gobierno entre los grupos que lo conforman

han causado retrasos y problemas que están motivando que las actuaciones más importantes de cara a este verano no se estén llevando a cabo.

Esta movida jornada terminó con la petición unánime de los asistentes a la Asamblea General Anual del Gremio de replantearse su apoyo a determinadas actuaciones

mientras no se vean pasos decididos en una dirección clara de apoyo al motor económico de Sitges, más allá de las palabras, que ayude con inmediatez a esta recuperación.