EXPO GOMIS

La mirada moderna del fotógrafo Joaquim Gomis llega por primera vez en Sitges

El Centro Cultural Miramar inaugurará este sábado la exposición ‘No me desagrada, pero no lo ambiciono’ de Joaquim Gomis con 96 imágenes, de las cuales 48 fueron captadas en Sitges.
El acto de inauguración comenzará a las 18 horas y permitirá contemplar el testimonio de una época retratada por uno de los artistas pioneros de la fotografía moderna.

El fotógrafo Joaquim Gomis (1902-1991) formó parte de la colonia de veraneantes que pasaron largos veranos en Sitges.
Fruto de esta época estival, en la que el artista se establecía junto con su familia en una casa cerca de la playa dieron como resultado una serie de fotografías que muestran la vinculación de la familia Gomis con la ciudad.
Ahora una selección de estas imágenes forman parte de la exposición ‘No me desagrada, pero no lo ambiciono’ de Joaquim Gomis, que se inaugurará este sábado 2 de febrero en el Centro Cultural Miramar a las seis de la tarde.

La muestra está formada por un total de 96 imágenes. 48 ​​de las cuales fueron inmortalizadas en Sitges.

Las instantáneas fueron realizadas entre las décadas de los años 20 y 70 del siglo pasado reveladas en blanco y negro o color.

El sitgetà Frederic Montornés, crítico de arte y comisario de la exposición, ha revisado buena parte del archivo del fotógrafo para preparar esta muestra.

Montornés asegura que ha querido huir de la visión más historicista y de las imágenes icónicas de Gomis y remarca que “las fotografías que aparecen en esta exposición son una elección, que lejos de cualquier cronología o aproximación temática a la producción de su autor, quiere “acercar al espectador a lo que se ve en cada imagen, pero sobre todo a la forma en que Gomis, la lleva a su terreno”.

El comisario de la exposición añade que las imágenes “quieren dar a entender que lo que bate tras la verdadera esencia de un artista es lo que nunca deja de perseguir, lo que nunca deja de mirar. Y es que la obra perfecta, la mejor fotografía, puede surgir en cualquier momento “.

La mayor parte de las instantáneas no han sido nunca expuestas y ahora a través de esta exposición verán la luz gracias de la tarea ingente de Frederic Montornés. Tras revisar desde el año 2015 parte del fondo con el objetivo de seleccionar las imágenes para configurar este proyecto personal: “Es la mirada del comisario sobre una manera de mirar especial del fotógrafo”, subraya Montornés.

El comisario de la muestra ha organizado visualmente grupos de imágenes de diferentes épocas, tanto en blanco y negro como en color, para mostrar la mirada singular que Gomis tenía de Sitges, los paisajes industrializados (con campos surcados de pozos de petróleo) o de los lugares naturales.
Con una mirada inquieta y singular realizó también imágenes abstractas, reflejó sus referentes como Gaudí, Miró y Tàpies, al tiempo, retrató tradiciones tan como el Corpus de Sitges y alfombras florales de Cornudella de Montsant.

El título de la exposición: ‘No me desagrada, pero no lo ambiciono’ hace referencia a la respuesta que Joaquim Gomis dio al periodista Félix Colina de La Vanguardia cuando le preguntó en 1892 si le hubiera gustado ser un fotógrafo famoso .

El Centro Cultural Miramar acogerá del 2 de febrero al 17 de marzo una selección de la obra de Joaquim Gomis para reivindicar un fotógrafo catalán que representa también el talento DO Sitges.

Joaquim Gomis, un pionero de la fotografía moderna

El fotógrafo nació en 1902 en Barcelona en el seno de una familia acomodada muy vinculada al tejido artístico y cultural de la ciudad entre finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Gomis trabajó en la empresa textil familiar, pero desde los catorce inicia en la práctica fotográfica retratando escenas familiares, domésticas, captando el impacto de las ciudades donde viaja por razones de ocio o por trabajo.
Durante sus estancias conoció de primera mano las tendencias fotográficas internacionales de su tiempo encabezadas por la plasmación objetiva de la realidad, los supuestos de la Nueva Visión, la consideración de la fotografía como una práctica artística autónoma, el surrealismo de Man Ray o la fotografía de calle.

Gomis es considerado uno de los pioneros de la fotografía moderna.

Se avanzó en la fotografía de su tiempo en introducir el lenguaje visual moderno en Cataluña con temáticas como la vida urbana, la arquitectura y la publicidad.
También fue innovador en apostar por encuadres fotográficos osados, puntos de vista insólitos hasta entonces como los picados o las fragmentaciones tanto en sus retratos como en los paisajes.
En los años 40 Joaquim Gomis junto con el sombrerero y activista cultural, Joan Prats, comenzaron a crear los ‘fotoscops’, series de imágenes en torno a un mismo tema presentadas de manera secuencial.
Entre estos trabajos destacan los ‘fotoscops’ dedicados al universo de Gaudí, Antoni Tàpies, Ibiza y la artesanía. Frederic Montornés señala que “me ha interesado de Gomis esta tendencia de los ‘fotoscops, en los que el fotógrafo hace relatos visuales y textuales que se entienden como secuencias”.

La amplia y rica producción del artista también incluye el seguimiento fotográfico que hace de la vida y la obra de amigos suyos como Joan Miró, con quien mantuvo una larga y fructífera amistad o Josep Lluís Sert.
A lo largo de su trayectoria exploró los temas que le interesaban a través de dos líneas de trabajo: la fotografía documental y la fotografía artística. La obra de Gomis no fue suficientemente reconocida, aunque el fotógrafo destacó como promotor del arte de vanguardia en Cataluña como miembro del grupo Amigos del Arte Nuevo (ADLAN) y el Club 49.

Gomis participó también en la creación de la Fundación Joan Miró, de la que fue el primer presidente.

Este museo recibió los familiares de Gomis el fondo en donación fruto del acuerdo con la Generalitat de Cataluña para que el centro difunda y potencie el estudio del fondo del fotógrafo catalán.
El legado está formado por 70.000 imágenes y documentos como cartas, libros y catálogos.
Con el objetivo de promover la obra y la figura de Joaquim Gomis, la Fundación Joan Miró conjuntamente con la concejalía de Cultura, Tradiciones y Fiestas del Ayuntamiento de Sitges han organizado la exposición ‘No me desagrada, pero no lo ambiciono ‘, que tiene la voluntad de ser una muestra itinerante.

Más allá de ser depositaria de los derechos de explotación de las imágenes, el museo desde el año 2012 programa exposiciones fotográficas temporales en su vestíbulo alternando la obra de Joaquim Gomis con la de otros creadores que han practicado la fotografía de manera amateur . Y ahora por primera vez la Fundación ha producido una muestra que se expondrá fuera del centro.