La muerte de tres perros moviliza a más de 7.800 personas 

0
3085

Muerte de tres perros

La muerte de tres perros moviliza a más de 7.800 personas que piden que se regularice el uso de petardos y fuegos artificiales para evitar nuevos accidentes mortales de animales

Desde la verbena de Sant Joan hasta ahora han fallecido tres perros y uno se ha fracturado las patas al huir del ruido provocado por petardos y fuegos artificiales tirados sin control. Estos accidentes han provocado la movilización de más de 7.800 personas que piden al Ayuntamiento de Sitges que regularice el uso de productos pirotécnicos para evitar más accidentes mortales de animales.

Hace siete meses se presentó una propuesta de regulación municipal del uso de productos pirotécnicos ante el ayuntamiento respaldada por 1.200 personas, pero no hubo respuesta por parte del consistorio. El fallecimiento de tres perros y fractura de dos patas de otro can durante este verano víctimas de fuegos artificiales descontrolados ha disparado el contador de la petición ( https://chng.it/Q564pfJB ) hasta 7.834 personas que demandan que el ayuntamiento actúe. La movilización ciudadana parece que ha hecho reaccionar al consistorio, abierto ahora a trabajar sobre el tema.

Miles de personas buscando una perrita muerta

He estado 23 días sin dormir, hemos movido a miles de personas, nos ofrecieron suporte desde  Suiza, Francia, Bélgica, hasta Chile. No es un perro, es una mascota, es algo especial en nuestra familia y ahora tenemos un sentimiento de pérdida muy grande.” Así habla Ricardo, propietario de Sky, uno de los canes fallecidos.

Ricardo paseaba con su perra por Aïguadolç (Sitges) la tarde del 22 de julio, cuando un castillo de fuegos artificiales lanzado desde la playa asustó a Sky que se liberó de su arnés y salió en estampida junto a otros tres perros que también estaban paseando por la zona con sus dueños. 

Los perros entraron en las vías del tren por una zona desprotegida y ahí ocurrió la tragedia.

Los dueños encontraron los cuerpos sin vida de dos de ellos y rescataron a un tercero, pero Sky había desaparecido.

Los asistentes a la boda quisieron dar un sorpresa a los novios con unos fuegos artificiales. Agentes de los Mossos d’Esquadra intervinieron en el incidente abriendo una investigación y ya han identificado a los responsables de los hechos.

Esa misma noche, tras pasar diez horas buscando a su perra, Ricardo inició una campaña de búsqueda de Sky en la que participaron miles de personas de Sitges y se movilizaron muchas más por las redes sociales para difundir el incidente y ayudar a encontrarla. 

Tras 23 días, el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) comunicó a Ricardo que Sky había fallecido la misma noche del 22 de julio, arrollada por el tren junto a los otros dos perros. Su cadáver se encontraba en un túnel de la vía en el que Ricardo no entró por su peligrosidad.

A la demora de ADIF en comunicar la muerte de Sky, pese a recibir notificación inmediata del incidente, se le suma la falta de empatía o educación. ADIF se refiere a Sky como un “material orgánico desechable”. Ricardo va a responder con una denuncia a ADIF por no proteger la vía, que ahora mismo está totalmente accesible a cualquier ser vivo, sin vallas protectoras.

Alfie no volverá a correr

Alfie, un perro de 7 años, había evitado estar cerca de los petardos y fuegos artificiales durante las festividades de Sant Joan porque sus dueños, Sophie y Thomas, se lo habían llevado a una masía, pero el día 25 de junio por la noche, cuando estaba de nuevo en la terraza de su casa de Vallpineda (Sitges), unos petardos le asustaron tanto que saltó y se fracturó las dos patas delanteras. 

Tuvo que ser intervenido quirúrgicamente durante nueve horas para curar sus patas fracturadas mediante una panartrodesis bilateral que ha colocado una placa bloqueada en cada extremidad anterior para resolver su inestabilidad carpiana. 

Alphie está recuperándose de la intervención, pero a Sophie y Thomas les preocupa que vuelva a lesionarse por el ruido provocado por los petardos y fuegos artificiales lanzados sin control.

Ellos saben que la pirotecnia forma parte de la cultura festiva catalana y la entienden y apoyan, pero creen que el Ayuntamiento de Sitges podría regular su uso para evitar que animales y personas sensibles al ruido sufran y se produzcan accidentes como el de su perro.

Nos fuimos a la masía durante las fiestas precisamente para evitar estar cerca de los petardos y que Alfie se asustara y cuando regresamos pensando que había acabado todo porque ya había pasado la verbena, unos petardos provocaron el accidente de Alfie”, afirma Sophie. Desde el 25 de junio, Alfie tiene que estar bajo supervisión constante porque debe hacer reposo para curar sus heridas. Sophie y Thomas se turnan para cuidar de Alfie y siguen estrictamente las indicaciones del veterinario para lograr que, por lo menos, su perro pueda volver a andar, porque nunca más podrá correr.

Mientras no se regule el uso de productos pirotécnicos se seguirán produciendo accidentes como el de Alfie o desgracias mortales como la de Sky.

En la propuesta presentada al Ayuntamiento de Sitges se recoge la ordenanza de Manresa y la propuesta de Calafell como ejemplos a seguir por el Ayuntamiento de Sitges y se dan una serie de ideas como:

  • Limitar el uso de productos pirotécnicos en la vía pública durante unos días y horarios incluidos en las festividades. 
  • Delimitar los espacios donde se pueda tirar petardos y fuegos artificiales.
  • Elaborar un plan para disminuir el uso de la pirotecnia progresivamente.
  • Organizar un grupo de trabajo en el que participe el Ayuntamiento de Sitges y entidades pirotécnicas para buscar alternativas a la pirotecnia tradicional como la pirotecnia sin ruido, igual de espectacular y más ecológica.