Las exposiciones de Jordi Borràs y Miquel Aparici en Sitges doblan el número de visitantes

0
91

Las exposiciones de Jordi Borràs y Miquel Aparici en Sitges doblan el número de visitantes

Exposiciones de Jordi Borràs y Miquel Aparici • Cerca de 5.000 personas han visitado las dos muestras que acaban el próximo domingo.

Las dos exposiciones, que acoge el Centro Cultural Miramar de Sitges, han registrado 4.800 visitantes en las primeras semanas de su apertura, el doble de lo habitual en una muestra de estas características.

La exposición El día que dijimos basta, de Jordi Borràs, presenta unas sesenta fotografías inéditas

de las protestas contra la sentencia de los presos independentistas, el pasado mes de octubre,

mientras que Especies protegidas, de Miquel Aparici muestra una cuarentena de piezas de figuras que recrean animales hechos con productos reciclados.

Las dos exposiciones del Centro Cultural Miramar son la primera propuesta artística de La Pregonera,

el programa de actividades culturales del Ayuntamiento de Sitges para el 2020.

Los 4.800 visitantes registrados en las primeras semanas desde su apertura es el doble de lo que tienen habitualmente las exposiciones de este centro.

Durante el sábado si domingos ha habido una media de 320 visitantes diarios.

El día que dijimos basta del fotoperiodista Jordi Borràs recoge la reacción ciudadana a la sentencia del Proceso.

La muestra exhibe por primera vez unos sesenta imágenes icónicas, realizadas por Borràs los meses de octubre y noviembre del año pasado, y que testimonian los hechos más representativos del otoño del 2019.

La exposición recoge imágenes de una gran calidad estética y con una gran visión creativa del fotógrafo,

y al mismo tiempo, son fotografías que cuentan una historia, que testimonian los hechos del otoño de 2019

y que tienen un alto valor periodístico “.

Las piezas son de diferente tamaño y hay tanto en color como en blanco y negro.

Por su parte, Miquel Aparici ha unido su pasión por la biología y la arqueología a través del arte.

En la exposición Especies protegidas, Aparici muestra piezas como un rinoceronte de tamaño natural,

hecho con sillas antiguas de hierro de tractor, entre otros materiales, así como un gorila hecho con cámaras de ruedas de todo tipo de vehículos

desde ruedas de avión hasta ruedas de tractores y carretillas de paleta.


Su afición de pequeño para buscar y recopilar objetos antiguos, herramientas de antiguos oficios, instrumentos de navegación y utensilios agrícolas, le han servido para construir una fauna particular.

Utiliza todo tipo de materiales que busca en ferias de anticuarios, anticuarios, antiguos almacenes y navegando por internet.

Desde hace años el artista explora con materiales como la madera, el hierro, vidrio, para dar una segunda vida

y crear animales mediante el ensamblaje, una técnica artística para unir piezas únicas, objetos o fragmentos en desuso sin manipular.

Jordi Borràs, fotoperiodista

Jordi Borràs (Barcelona, ​​1981) es un reconocido fotoperiodista autodidacta por vocación e ilustrador de formación.

Desde hace unos años es miembro del Grupo de Periodistas Ramon Barnils.

En el ámbito del fotoperiodismo está especializado en cuestiones sociales, con un interés especial por los movimientos nacionales y de ultraderecha que actúan tanto en Cataluña como en toda Europa.

A menudo sus fotos capturan aquella realidad que no aparece en los medios generalistas.

Borràs es autor de los libros Días que durarán años (Ara Llibres) que publicó en 2018

y fue el segundo libro de no ficción en catalán más vendido de aquel año.

Este título también fue premiado por el Gremio de Artes Gráficas de Cataluña que reconoce el mejor libro impreso del año.

Borràs también ha publicado La revuelta catalana (Ara Llibres, 2018), La cara B, otra mirada al proceso (Pagès Editors, 2016),

Desmontando Sociedad Civil Catalana (Saldonar, 2015),

Plus Ultra. Una crónica gráfica del españolismo en Cataluña (Polen Ediciones, 2015), entre otros.

A lo largo de su trayectoria, Jordi Borràs ha sido distinguido con galardones como el premio Dignidad

entregado en el año 2016 por la Fundación Comisión de la Dignidad,

el premio Liberisliber Piensa de la Feria de Editoriales Independientes de Besalú

por la publicación del libro Desmontando sociedad Civil Catalana y el año 2018 con el premio Reflexión republicana entregado por el semanario la República.

Exposiciones de Jordi Borràs y Miquel Aparici

Miquel Aparici, artista

El artista Miquel Aparici (Barcelona, ​​1963) estudió diseño gráfico en la Escuela Massana.

Esta carrera la compaginó con su trayectoria profesional en el mundo del arte.

En 1990 inició su faceta como artista con la creación de una colección de pinturas sobre animales hechas con la técnica de dibujar con café líquido, azúcar y una cucharilla como pincel.

Tres meses después de hacer su primer dibujo expuso en una galería de arte de la calle Montcada de Barcelona

y 9 meses más tarde, viajó a Nueva York para hacer una exposición de estas primeras obras sobre papel protagonizadas por insectos.

Siempre me han salido animales: insectos, aves.

Los insectos tienen unas estructuras muy aéreas, muy 3 dimensiones y me encuentro muy cómodo “.

La carrera del artista barcelonés pero evolucionaría dos años después

cuando en 1992 decidió combinar la pintura con la escultura.

Después de hacer 1.000 dibujos y de encontrar que dibujar animales con café estaba limitado tanto la paleta cromática como la temática,

decidió dar un paso más y comenzar a experimentar ya que “la escultura me abría una gran cantidad de posibilidades para probar otras técnicas.

Aprendí a soldar y a jugar con el espacio, con el 3D. Los retos que me plantea la escultura aún hoy día los tengo.

Siempre encuentro preguntas que tengo que solucionar “.

Según Miquel Aparici: “primero empecé con el dibujo con alambre, que una manera de dibujar en el aire.

Le daba volumen. Las 3 dimensiones me gustaron y después hice estructuras más grandes.

Empecé a utilizar la técnica de ensamblaje a partir del reciclaje de objetos en desuso de madera y hierro “.

Desde entonces ha hecho montajes con utensilios antiguos, moldes y objetos en desuso de madera, metal, hierro, entre otros materiales,

para crear más de 350 piezas que son esculturas con formas de animales terrestres, acuáticos

y voladores de diferentes tamaños y formas como insectos, hormigas, libélulas, cangrejos, lagartijas, tortugas, pájaros, mosquitos,

gatos, perros, peces, jirafa, mono, gorila, rinoceronte, guepardo, entre muchos otros.

Una fauna muy heterogénea que se caracteriza por una fuerza expresiva, una elegancia y una simplicidad estructural pero con un proceso creativo muy laborioso.

Estas esculturas de animales creados a partir de objetos en desuso configuran no sólo un bestiario reciclado sino un bestiario artístico de una gran fuerza expresiva.

A lo largo de los años, Miquel Aparici ha expuesto en galerías de Barcelona

pero también de todo el mundo. Su obra ha viajado a Nueva York, Amsterdam, Miami, Milán, Viena o Madrid, entre otras localidades.

Incluso también ha exhibido sus creaciones inspiradas en la obra de Gaudí en un espacio emblemático como es el Templo de la Sagrada Familia.

Sus animales también se han expuesto en el Museo de Ciencias Naturales de Barcelona.