Se abre el proceso de consulta pública sobre la reforma de la Escola Pia de Sitges

0
76

Escola Pia de Sitges

La propuesta de remodelación nace de la necesidad de adecuar el edificio de la Escola Pia de Sitges a las nuevas exigencias técnicas y arquitectónicas y al proyecto educativo de la escuela.

La reforma del edificio de la Escola Pia en la calle del Hort Gran ha comenzado su proceso,

Con la consulta pública de 15 días sobre la modificación del Plan general que permitirá iniciar las obras de este centro educativo. Después de acordar el escenario de futuro entre la Escola Pia y la Fundación Cultural de Sitges (propietaria del edificio) de mantener la actual ubicación. Se inicia el procedimiento para poder empezar las obras que reformularán los espacios para adecuar al presente y garantizar la continuidad del equipamiento.

El concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Sitges, Eduard Terrado, explica que

“el Ayuntamiento ha intentado estar siempre al lado de la Fundación y de la Escola Pia en el proceso de debate y de decisión sobre el futuro del equipamiento educativo”. Y añade que “finalmente, una vez se ha tomado la decisión de la línea a seguir. El Ayuntamiento ha puesto en marcha los procedimientos para sacar adelante la tramitación urbanística que posibilite que este proyecto se convierta en una realidad lo antes posible”.

Las prioridades de la reforma de la Escola Pia de Sitges pasan por tres ejes.

El primero es la adecuación a los requerimientos de accesibilidad y seguridad. Lo que supondrá ampliar los accesos y redefinir las escaleras de comunicación del edificio. El segundo eje incide en la ampliación de la edificación, para dotarse de nuevos espacios específicos para el proyecto educativo del centro. La tercera prioridad es la remodelación del edificio poniendo especial atención al confort y la eficiencia energética, sobre todo en una fachada sur muy expuesta al sol y una fachada norte con el ruido del ferrocarril.

Precisamente, uno de los aspectos visuales que cambiarán será el patio de la escuela, ya que se quiere mantener el soleamiento, pero mejorando la conexión y accesibilidad con la calle de Sant Isidre, además de incorporar nueva vegetación. El proyecto prevé integrar el patio en el paisaje sitgetano de forma coherente con el resto de patios del casco antiguo